lunes, noviembre 19, 2012

OSCAR BARAHONA: IN MEMORIAM



Bromeando siempre me decía que quería que yo le leyera su panegírico. Y eso hago.
Oscar Barahona ha sido de los Arquitectos que mas me han impresionado por su sensibilidad, su don de gente, su inteligencia y sobre todo por como brindaba su amistad.
Este viernes recibí una llamada de Geo que me dijo que Oscar había muerto. Su hija Mae le dijo que se acostó a dormir y murió durmiendo, aquello me dio como un mazazo en medio de una conferencia de un Arquitectos del Star System norteamericano, Tom Maine y de un francés con unas ideas muy interesantes , Jean-Philippe Vassar.
¡Que ironía, saber de su partida en medio de uno de esos eventos que criticaba tanto! Pues para él la Arquitectura no era cuestión de estética sino de resolver los problemas de los mas necesitados, todo lo demás “era una guevada”.
Oscar fue un soñador empedernido, una especie de Hombre Nuevo a lo Ché Guevara, personaje que admiraba, igual que la los Beatles. Tengo dos libros, uno del Ché y otro de los Beatles que me regalara Oscar.
Signado por la desgracia al perder su hijo en su primer viaje a Santo Domingo, recibió, delante de mi, la llamada telefónica que le informara de la muerte de su otra hija en un accidente durante la filmación de un anuncio en Barcelona, sin embargo sentía un amor profundo por este país y asi se lo demostraba a sus amigos del RESURE y el INVI de la era heroica, Geo, Gabriel, Joaquín, Pablo, Luis, Doña Meche y yo.
Buscador incansable de soluciones de vivienda para los mas pobres, siempre me decía “ que lo perfecto era enemigo de lo bueno” cuando nos enredábamos buscando la mejor solución para las viviendas del RESURE, o El Nuevo Curro, Manuel Goya o cualquier otro de esos proyectos que
implementamos o tratamos de implementar desde el nicho que construyera  en el PNUD ese chileno universal y caribeño que fue Oscar Barahona.
Con él bajé a los infiernos de la Zurza y  trabajamos en tratar de construir una política de vivienda en este país  de Dios. Con el Ñaño, indio ecuatoriano experto en autoconstrucción y su gran amigo, enseñó a muchas comunidades a construir no solo su vivienda sino también su dignidad y con Geo pintó las paredes de esas casas con los sueños de un país mejor.
Sé que todos sus amigos en esta media isla sentimos y sentiremos lo mismo: un profundo dolor por su partida; y así escribo esta nota con un nudo en la garganta y los ojos aguados por nuestro amigo, por el Arquitecto, por el soñador de izquierda, admirador del Ché y de Allende por ese chilenito, como le gustaba decir de sus compatriotas, caribeño que se ganó el corazón de todos.
A Mae y a Luis Eduardo, sus hijos,  y a Ninfa, que los acompaño en su dolor “umbrío por la pena, casi bruno"
En poco mas de un año se nos han ido gente muy querida y mi corazón trata de ensancharse para darle cabida a su memoria…
OR

3 comentarios:

Guaroa Noboa Pagan dijo...

Que pena......conocí a Oscar por el año 85 mientras estudiaba y me desempeñaba como dibujante en el INVI. De él guardo respeto y admiración por sus consejos profesionales pero más aún por los personales. Cuantas vivencias en un solo hombre, muchas muy amargas, sin embargo en su rostro nunca desapareció la sonrisa y solidaridad hacia el amigo, y fue un gran amigo de la RD. Paz a sus restos.

Anónimo dijo...

Creo que yo fui la primera persona dominicana con la cual Oscar Barahona se comunicó a su llegada a este país. Sencillamente porque yo era la funcionaria del PNUD en cargada de los pagos a los expertos que llegaban aquí, y debio visitarme para solicitar sus viáticos de instalación.

Luego de las preguntas de rigor para saber quién era y a qué proyecto pertenecía, caímos en un tema familiar. Me dijo que estaba muy contento de llegar a un país como República Dominicana porque había seguridad ciudadana y sabía que sus hijos no enfrentarían los problemas que son comunes en la juventud en otros países.

Pasaron los meses y su hijo Oscar murió de una manera extraña. ¿Problemas de juventud? Esta es la hora que no sé. Sé que la muerte de su hijo, en República Dominicana, nunca fue totalmente superada por él. Luego debió también sufir la muerte trágica de una de sus hijas.

Enfrentar la muerte de dos hijos no es fácil. Oscar pasó por ese trance. Sé que ahora está al lado de ellos, conversando de arquitectura con Papá Dios.

Naya Despradel de Láncer

Shiro Ariyama dijo...

Mucho me entristece enterarme de partida de Oscar Barahona, a quien tuve el honor de conocer y tratarlo en mi preparación de tesis de Arquitectura de la UASD, quien se ofreció incondicionalmente a asesorarnos junto a Amparo Chantada. Comparti un monton de veces con su hijo Oscar y Mae, en el mercado de pulgas y juegos de footbol en las areas verde del Condomio del residencial en la Av. Anacaona.
De seguro que Oscar esta ahora en un mundo mucho mejor, junto a sus hijos.

Shiro Ariyama