viernes, mayo 03, 2019

Hace 40 años!

Hace 40 años!

A Edda, Angelita, Fatima, Sheyla, Nouris, Manuel, Rafi, por todo!
A Don Billie, Eduardo y Placido, por su aliento!
A Emilio, por siempre!
A todos mis amigos arquitectos, por su apoyo incondicional! 
A mis estudiantes, pasados, presentes y futuros!

Hace 40 años, el 3 de mayo de 1979, a un grupo de mujeres arquitectas recién egresadas de la Universidad Autonoma de Santo Domingo se les ocurrió la idea de crear un grupo de estudios de arquitectura. Ellas entendían que la formación recibida era insuficiente y se propusieron llenar loas lagunas con sesiones de estudio sobre temas especificaos que les interesara. Aquel grupo estaba conformado por las arquitectas Edda Virginia Grullón, Angelita Burgos, Sheyla López, Fátima Karam y Nouris Bello. Posteriormente se incorpora al grupo Manuel Pujols.
Luego tuve el honor de ser invitado a participar del grupo de estudio y también, mas adelante, se incorpora Rafi Lantigua.
Con el tiempo nos fuimos dando cuenta que no era suficiente funcionar como un grupo de estudios y que debíamos ser mas participativos e incluso asumimos un nombre: Grupo Nueva Arquitectura y elegimos un logo por una especie de concurso interno y se eligió el que propuso Edda. Redefinimos nuestros objetivos y decidimos que debíamos comenzar a publicar en la prensa para crear conciencia sobre la arquitectura, especialmente la arquitectura dominicana, algo que nunca se había hecho de manera sistemática en el país.
Hicimos las gestiones en el Listin Diario dirigido por ese gigante del periodismo dominicano Rafael Herrera. Le llevamos nuestro primer trabajo como grupo que se llamó “ Influencia Internacional en Nuestra Arquitectura”  donde evaluamos tres de los edificos mas importantes recién construidos – era 1980- La Asociación de Ahorros y Prestamos, de William Reid, Galerías Comerciales, de Eduardo Selman y El BHD de Placido Piña y Harry Carbonell.
Recuerdo muy bien aquella reunión con Don Rafael, especialmente dos cosas; su enorme escritorio lleno de papeles y un letrerito en un extremo que decía: “No me organicen el escritorio que me desorganizan la vida” y la observación que me hizo sobre el articulo. Me dijo “ Si vas a escribir sobre los arquitectos dominicanos, debes empezar escribiendo bien su nombre”, había escrito William Read, en vez de Willliam Reid.
Aquel articulo causó revuelo y la primera crisis del grupo. Se nos tildó, sobre todo entre algunos profesores de nuestra Alma Mater, de “frescos” e insolentes. Nos llegaron criticas negativas por la misma razón de varios lados. Éramos unos atrevidos. Sin embargo, pasó algo mágico, que aun me emociona al escribirlo, recibí las llamadas de Don Billie, de Eduardo y de Placido, los tres me felicitaban por el articulo y me animaban a seguir escribiendo. A la próxima reunión del grupo, donde se debatiría si debíamos seguir escribiendo, llegue muy orondo diciendo: no me importa lo que sigan diciendo, y les conté de las llamadas y ¡seguimos!.
Luego vino lo de hacer una exposición de arquitectura que llamamos “Arquitectura Contemporánea en la Republica Dominicana” que se desarrolló con gran éxito en Casa de Teatro en 1981 y para la que contamos con la colaboración y apoyo del CODIA y del Grupo de estudiantes del Centro Javier. Luego de esa primera exposición invitamos a incorporarse al grupo a Emilio Brea y a Cuquito More, quienes aportaron su pasión y creatividad al grupo y como él mismo Emilio gustaba decir, ¡lo demás es historia!
Ahí están Arquitectura 83 en la Republica Dominicana, las revista Arquivox, las exposicion de dibujos de arquitectos en Santiago, Hojas de Arquitectura, en el Nuevo Diario, el libro de 100 Hojas de Arquitectura y las Bienales de Arquitectura de Santo Domingo. Se me quedan muchos recuerdos enredados en el cariño que no podría exponer por su extensión, pero no debo dejar de escribir que el Grupo Nuevarquitectura fue el impulsor de la integración de los arquitectos del Caribe y con  Luis Flores, Jorge Rigau, Emilio Martínez, Manuel Bermúdez de Puerto Rico; Fernando Salinas, Roberto Segre, José Antonio Choy de Cuba; Serge Lechmy,  Gustavo Torres y Jack Sainsily, de Martinica y Guadalupe  y los dominicanos, Placido Piña, Cristóbal Valdez, Rafael Calventi, Yuyo Sánchez y Cesar Curiel, Jordi  entre muchos otros, creamos una verdadera hermandad del Caribe que dio origen , entre otras iniciativas  los Seminarios de Arquitectura y Urbanismo de las Antillas y las Bienales de Arquitectura del Caribe. 
Son muchas cosas, aun no se como pudimos hacerlas.
Hace un tiempo le proponía a Alex Martínez hacer una exposición sobre los 40 años del Grupo Nuevarquitectura, me gustaba la idea de que una nueva generación de arquitectos, pensaba en Alex , Blonda, Melissa, Juan Rufino, Jorge, y muchos otros, evaluaran lo que hicimos. Lamentablemente no se pudo. 
Quizás algún día se pueda.

OR










miércoles, abril 03, 2019

HARRY

Resultado de imagen para harry carbonell unphu


¡YA no recibiré aquella llamada que iniciaba siempre con su voz gangosa con un”Goordoo!” y luego de saludarme me decía la razón de su llamada, normalmente relacionada con una consulta urbana o de normativas. 

A Harry lo conozco desde hace años y he sido un admirador de su obra. Una obra de una calidad extraordinaria. El Chiquito, como le llamaba cariñosamente Marcelo Alburquerque-su alter ego- era (¡que duro es hablar de él en pasado!) un diseñador nato, de una sensibilidad exquisita. Sus diseños con Plácido – el BHD y el Country- son antológicos. Su interpretación de la vivienda, en múltiples códigos, resume todo un pensamiento creativo sobre el habitar dominicano.

Apasionado de la arquitectura, defendía con ardor sus puntos de vistas. Humilde hasta no reconocer su propia maestría y un amigo consecuente y sincero.
Sus diseños para viviendas económicas y sociales son, sin lugar a duda, los mejores. Exigente al máximo de la perfección, en mas de una ocasión dejo de participar en un concurso de viviendas- de los pocos que se han hecho en el país- porque a ultima hora entendía que podía mejorar la propuesta, fui testigo de esa practica en el concurso que organizamos con Cristóbal Valdéz para la APAP.
Resultado de imagen para harry carbonell unphu

Excelente profesor, exigente como ninguno y aunque hacia tiempo había dejado la docencia, nunca dejó de enseñar a los jóvenes colaboradores de su oficina. Harry marcó con la excelencia tanto la práctica profesional, como la docencia. Recuerdo la entrega de Harry cuando organizamos en la UNPHU el TallerxHaití, luego del devastador terremoto del 2010. Las propuestas del grupo de Harry fuero, por mucho, las mejores del taller. Elegantes, económica y flexibles. Con estos sencillos proyectos Harry demostraba , una vez mas , su maestría. Sí, Harry fue un verdadero Maestro de la Arquitectura Dominicana.
Conversar con Harry siempre fue un placer para mi. Placer que extrañamos desde ya. 

Con el amor y la poesía de Martha, Harry construía sueños de arquitectura y sus hijos le inspiraron, con sus dibujos infantiles, mas de un diseño. Uno de ellos, la Casa del Árbol, ganador en la Bienal de Arquitectura de Santo Domingo.

Resultado de imagen para harry carbonell unphu

El lunes, luego de un fin de semana donde se alternaron la esperanza y la desesperanza, Marcelo, con el que por fin había podido comunicarme luego de un largo juego de llamadas perdidas de los dos lados, me comunicaba simplemente : “El Chiquito, ¡se nos fue!” y no pudimos seguir hablando. Le di las gracias como pude y me quedé, con los ojos aguados y el corazón contrito, pensando en Harry, en su maestría como arquitecto y en el cariño profundo y respeto mutuo que cultivamos. 

Resultado de imagen para harry carbonell unphu

Y pensando, además, que, ¡que bueno que, en su universidad, la UNPHU, en el 2016, pudimos hacerle el homenaje para el Día de la Arquitectura Dominicana, donde dije: “La UNPHU celebra el Día de la Arquitectura Dominicana 2016 homenajeando a Harry Carbonell, uno de los mejores arquitectos diseñadores dominicanos, con una exploración constante sobre la tipología de la vivienda y de proyectos sociales en Republica Dominicana. Por su destacada labor académica y ser un gran visionario de la Arquitectura Dominicana” 
¡Otro amigo muy querido se aposenta allá en su estrella, que es mi estrella poblada!
OR

martes, marzo 19, 2019

Felíz cumpleaños Arquitecto!

Hoy, 19 de marzo de 2019, cumpleaños el Arq. Eugenio Pérez Montás, y PeNéLopE se regocija en este nuevo aniversario del Último de los Cronistas de Indias, y se complace en presentarles la presentación, Apología Íntima,  que hiciéramos cuando dictara su Cátedra Magistral  con el tema de " La Fundación de la Ciudad de Santo Domingo: Escenarios de Utopías en la Primera Ciudad Americana "
Invitación a la Cátedra Magistral que impartiera el Arq. Eugenio Pérez Montás en la UNPHU el pasado
6 de marzo.



EL Último de los Cronistas de Indias.
APOLOGÍA ÍNTIMA.
Omar Rancier.

Se me pidió hacer una semblanza del Arq. Pérez Montás, pero me he atrevido a hacer no solo una semblanza si no, también, lo que llamo una APOLOGIA INTIMA, donde quisiera dejar por sentado mi gran admiración y mi respeto por Don Eugenio Pérez Montas.
SEMBLANZA
Hablar de EPM es hablar de la ciudad, específicamente de la ciudad de Santo Domingo, su Ciudad del Ozama.

Graduado en la Universidad de Santo Domingo, con estudios en España, Estados Unidos y Holanda sobre arquitectura y planificación territorial,  nuestro Arquitecto fue el primer director de Planeamiento Urbano de la Liga Municipal en 1959, año en que regresa al país de su primer viaje de estudios. Ese mismo año se inicia en la docencia a solicitud del maestro de la primera generación de arquitectos modernos dominicanos y primer rector de esta universidad el Arq. José Antonio Caro Álvarez.

Es miembro fundador de la Asociación Dominica de Planificación en 1962, año en que lo nombran, además, Coordinador de Estudios y Director del Departamento de Planificación de la Junta Nacional de Planificación. Ya en ese entonces concebía la planificación como “política de Estado y como instrumento de metodología” Bajo su dirección se realiza el primer estudio sobre regionalización en el país, que lleva a cabo el Arq.  Guillermo Santoni.  

Ha sido el principal promotor del proceso de rescate, restauración y puesta en valor de la Ciudad Colonial de Santo Domingo, donde ha intervenido la Catedral de Santo Domingo, el Museo de Las Casas Reales y el convento de Regina Angelorum, entre otras edificaciones importantes. Pero, sobre todo, y como el mismo lo reconoce, su vocación ha sido la docencia de la que dice:

 “Ser Maestro es la profesión que te permite dar de ti aquello que mas importa después de todo: tu conocimiento y tu esencia. Poder transformar vidas y compartir eso que has aprendido es invaluable”.

Todos los que estudiaron bajo su tutela reconocen el valor y la calidad de su enseñanza. “El Sasánida” le llamaban sus estudiantes entre el respeto y la admiración por el rigor de sus cátedras.

Profesor fundador de esta Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, ha sido también fundador del Comité Dominicano del Consejo Internacional para los Monumentos y los Sitios- ICOMOS-y del ICOM-Consejo Internacional de Museos, de la UNESCO y primer rector del Centro de Altos Estudios Humanísticos y del Idioma Español.

 De todas esas instituciones en que ha participado desde su fundación dice lo siguiente:
 “Creo que uno no debe hacerse eterno en las instituciones. Aunque uno las haya creado, ellas caminan solas con los otros directivos. Lo importante es que haya una generación que se ocupe de tener el conocimiento suficiente para mantener la labor para la que fue creada la entidad”

Es Premio Nacional de Literatura Juan Pablo Duarte por el libro “La Ciudad del Ozama: 500 años de historia urbana”, Premio Nacional de la Crítica de Arte y Premio Bienal de Arquitectura de Santo Domingo en la categoría de Teoría, Crítica e Historia.
Además, es Doctor Honoris Causa de esta su Universidad. Pero sobre todo es un gran profesor que es capaz de reconocer que su “ …verdadera vocación es la docencia.”


APOLOGIA INTIMA
Al Arq. Pérez Montas lo conocí primero por referencia a través de sus escritos en el desaparecido suplemento cultural de los sábados del periódico El Caribe y luego como parte principal de los Seminarios de Conservación y Restauración de Monumentos del ICOMOS. En ese entonces, hablo de finales de la década de 1970, era para mi una persona lejana, una referencia relacionada con la Ciudad Colonial, en un momento en que yo no entendía aun el valor de la conservación histórica, pero que encontraba muy interesante sus artículos.
Mamá, que intuyó, como solo hacen las madres, de mi interés por los escritos del Arq. Pérez Montás, me dijo que la madre el Arquitecto, Doña Esther, y ella eran primas hermanas; nunca le hice la referencia, aunque él siempre ha compartido conmigo documentos relacionados con mi abuelo materno Reynaldo Valdés y con el padre de mi abuelo.
Pérez Montás se convierte en una persona cercana cuando en 1981 el Grupo Nueva Arquitectura y el Grupo de Estudiantes del Centro Javier, con el apoyo del CODIA, organizábamos el primer evento de Nueva Arquitecturallamado “Arquitectura Contemporánea en la Republica Dominicana” una exposición de Arquitectura, con un ciclo de conferencias en Casa de Teatro, que se constituyó en la primera exposición de Arquitectura profesional dominicana; anteriormente sólo se habían realizados los Expo Talleres, exposiciones estudiantiles de la UASD que  iniciara  el departamento de arquitectura bajo la dirección de Rafael Calventi una década antes.
Invitamos a Eugenio Pérez Montás a que participara en el evento y sostuvimos una reunión con él en el local del Centro Javier,  una organización juvenil religiosa, en un apartamento ubicado en la calle José Conteras con Alma Mater. Recuerdo que me llamó mucho la atención un bello reloj con pulsera de concha de carey que lucía en ese momento nuestro Arquitecto. Su participación en este evento le dio brillantez a aquel primer intento de llevar la Arquitectura al público en general y además, publicó en el suplemento de El Caribe un artículo, “Ecos de un evento sobre Arquitectura Contemporánea” donde reseñaba la actividad, de la cual dijo: 
Se trataba de una revitalizante conversación sobre problemas generales que inquietan a jóvenes arquitectos de vanguardia. Un liderazgo latente y heterogéneo podía percibirse en la multitud”
Seguimos, a través del Grupo Nueva Arquitectura y posteriormente con el CARIMOS y el ICOMOS, nuestra relación con el Arq. Pérez Montás, una relación que ha ido fortaleciéndose en base al respeto mutuo y a la gran capacidad de enseñar de nuestro amigo.  Debo confesar que en cualquier conversación que hemos sostenido con él hemos aprendido algo; además, lo considero uno de los mejores conferencistas del país y es reconocido también como un líder entre los Arquitectos del ámbito de la restauración en el área del Gran Caribe.
Nuestra relación se estrechó cuando él, juntamente con el entrañable Manolito Valverde Podestá, ido a destiempo, nos confiaran (a Emilio Brea y a mi) la restauración del Castillo del Cerro, la casa de Trujillo en San Cristóbal que el tirano nunca habitó. De aquellos tiempos, recuerdo perfectamente a Manolito saludándonos, a Emilio y mi, al arribar a una reunión social en casa de Esteban Prieto a la víspera de un viaje a El Portillo donde se celebraría una reunión del CARIMOS a mediados de la década del 1980, diciendo jocosamente: “¡Aquí llegaron los muchachos de Nueva Arquitectura, hay que estar bien con estos dos para que no pongan a uno en el periódico!”.  Y detrás sonaba la carcajada en cascada de Eugenio. ¡Así de espontánea era la relación entre estos dos personajes!
Acucioso investigador, Pérez Montás, nos ha regalado una serie de textos realmente exquisitos en forma y contenido. Sus libros sobre Las Casas Reales, la Colección de sus artículos en El Caribe, el libro sobre el Ensayo Clásico y la monumental obra de “La Ciudad del Ozama” lo consagran como un gran escritor y un historiador de fuste de la ciudad; el último Cronista de Indias, como lo califiqué en la puesta en circulación de “La Ciudad del Ozama” a finales del siglo pasado. Aquella vez escribí:
“La Ciudad del Ozama es un texto obligado para quien desee conocer, por simple curiosidad o por interés histórico, arquitectónico, urbano o académico, sobre la ciudad de Santo Domingo.
Es una excelente recolección de datos dispersos sobre la ciudad y de gráficos que atestiguan su conformación morfológica paso por paso.
Es una Crónica de la ciudad, desde su fundación hasta nuestros días.
Eugenio Pérez Montás es un Cronista.
Cronista de las peripecias de una ciudad que se asoma entre las ondas del río Ozama, al mítico Mar de los Indios Caribes combatiendo piratas de viejo o nuevo cuño o entonando un bolero entre las brisas de un atardecer lúdico.
Quizás sea el Último Cronista de la estirpe de los Cronista de Indias.
Un Cronista que ha escrito un libro excepcional sobre una ciudad también excepcional”
Y sí, creo que Eugenio Pérez Montas, es el último Cronista de Indias,  esa estirpe de hombres y mujeres- pienso en Doña María Ugarte- que han rescatado la historia, la memoria y los saberes de la muy ilustre ciudad de Santo Domingo.
A Eugenio Pérez Montás le tengo un especial afecto y un respeto profesional muy grande, a pesar de nuestras diferentes aproximaciones ideológicas, porque ha sabido ser coherente en sus planteamientos, porque ha sentado cátedra de excelencia en las aulas universitarias, primero en la Universidad de Santo Domingo y luego en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, de la que es uno de los profesores fundadores  y porque siempre está en búsqueda de nuevos conocimientos, como ahora que trabaja sobre los textos de Foucault, “tu filosofo favorito” como suele decirme a menudo.
Soy un gran admirador del Arquitecto Pérez Montás y reconozco que me siento honrado con su amistad y que ha sido para mi uno de mis dos personajes inolvidables – el otro es el Arquitecto Manuel Salvador -Doi- Gautier, aunque él no quiera creerlo.
Eugenio Pérez Montás, su manera de ser, elegante y precisa, sus gustos por la familia real inglesa y por algunas novelas y series históricas de televisión han sido para mí referencias de su inmensa humanidad, una humanidad que lo hace al mismo tiempo maestro, historiador, intelectual, conferencista magnífico, restaurador consagrado y un ser humano sensible y admirable.                                                                  
Omar Rancier
Alosseisdiasdelmesdemarzodeldosmildiecinueveen launiversidadnacionalpedrohenríquezureña.

lunes, enero 07, 2019

Por Amor a Zuna




Por Amor a Zuna.

Zuna es Zunilda Durán, viuda de mi hermano Matiita, madre de Abdalita, Benrubi y Hamlet. Zuna se nos fue,”como del rayo”, este sábado víspera de Reyes y se fue con su mirada transparente, una mirada que te podía fulminar cuando era preciso,  y su sonrisa bondadosa.
De Zuna guardo los mas bellos recuerdos de cuando era joven e indocumentado y me iba a pasar la Semana Santa en aquella casa de madera y alzada sobre pilotes del Batey de Sosúa, en Puerto Plata. Matiita  trabajaba en la empresa de los judíos que Trujillo habia dejado entrar, como parte de su plan de blanquear la población dominicana, cuando ningún pais en América lo aceptaba, a finales de los años 30 del siglo pasado. Fueron los años previos a la guerra de abril del 65 y la familia se iba esa semana a pasarla en la idílica Sosúa, con su playa y con el Oasis, un bar al que nunca fui porque era apenas un niño, pero me quedé con el nombre en mi memoria y con el deseo de haber ido.
Esa semana Zunilda se multiplicaba en atendernos, recuerdo los desayunos con los productos Sosúa que nos preparaba, ahí descubrí el paté de Sosúa que solía acompañar de los huevos fritos mas sabroso que he probado. Dormíamos en colchones puestos sobre el piso de madera y toda la semana era una fiesta, con Zunilda de anfitriona. Fueron dias felices que continuaron luego con los sobrinos y con el clan Rancier que se aposentó en el ensanche Atala, donde vivía Ita, quien con Flavio prácticamente inauguró el barrio, y luego llegaron Matias y Zunilda y también Yleana -no se si en ese orden. Entonces las fiestas familiares se hacían en Navidad en el Atala, a veces donde Zuna y otras veces donde Ita y donde Yleana. Luego de la muerte de  Matias, a quien siguieron con demasiada prisa Marinito y luego Papá, cada quien fue tomando su rumbo y fueron menos las oportunidades de juntarnos en familia. Las últimas reuniones familiares la realizamos, antes de la muerte de Mamá, en Juan Dolio y siempre con la presencia  de Zuna.
Mis sobrinos, sus hijos, recibieron siempre el apoyo y el soporte de Zuna, amorosa y severa cuando era preciso. Abdaly trabajó conmigo en aquella Brea & Rancier mítica de la 27 de Febrero con Barahona, con Emilio, Pedro, Coqui, y tío Raúl. Benrubi, siempre cabeza caliente, animaba los encuentros alternando chistes y tragos con Ilmar y con Chito y Hamlet, la persona mas cariñosa del mundo, ha seguido repartiendo los mas calurosos abrazos que puede uno recibir.
En ausencia de Matiita, Zuna crió sus hijos con amor y responsabilidad, con la presencia siempre de los Durán, mocanos de pura cepa. Me había olvidado decir que Zuna era de Moca, donde conoció a Matias, donde se enamoraron y se casaron porque sí y sin decirle a la familia.
La última vez la vi en Juan Dolio y aun recuerdo su sonrisa y sus ojos claros.
Sí, se que estará ahora en mi Estrella Poblada, donde quiera que esté, y de repente me doy cuenta que se me han ido muchos ¡demasiados!
OR.



Añadir leyenda


sábado, noviembre 03, 2018

30 Años de un Decreto Histórico

el 3 de noviembre de 1988 Joaquín Balaguer, en ese momento presidente de la República, emitió el decreto 503-88 en que consignaba el día 3 de noviembre, día del nacimiento de Guillermo González Sánchez, como Día de la Arquitectura Dominicana, a solicitud del Grupo Nuevarquitectura fundado el 3 de mayo de 1979. El decreto se logró con el apoyo incondicional del Arquitecto Rafael Tomás Hernández, en una gestión que hicimos desde Nuevarquitectura encabezada por Emilio Brea.
De esa fecha han pasado 30 años, Emilio ya no está y Nuevarquitectura solo existe en las Bienales de Arquitectura, aunque hacemos grandes esfuerzos por reactivar el grupo a toda su capacidad.
Este 3 de noviembre, Día de la Arquitectura Dominicana ( no del Arquitecto  como dicen algunos) he querido regalar a todos los arquitectos dominicanos tres cosas que nos parecen importante:
La copia del decreto histórico, y el primero y el último de los manifiestos de Nuevarquitectura. En septiembre de 1981 publicamos el primer manifiesto que titulamos Nuestra Voz en el marco de ese también histórico evento, el primero de Nuevarquitectura, " Arquitectura Contemporánea en la República Dominicana", celebrado en Casa de Teatro.  25 años después, en el marco de la 8va Bienal de Arquitectura de Santo Domingo celebrada del 3 al 13 de noviembre de 1986, publicamos el Manifiesto de los Sueños, que recogió Miguel D. Mena en su pagina de Cielonaranja. Un manifiesto de juventud y otro de madurez y como eje conductor en ambos se manifiesta esa pasión irrestricta por la arquitectura que siempre ha acompañado a Nuevarquitectura, y ambos todavía son increíblemente  actuales.
Espero que en este, nuestro Día, los arquitectos y  estudiantes de arquitectura, puedan disfrutarlos y en mi interior deseo que estos dos manifiestos  puedan encender en cada uno esa pasión que afortunadamente nos ha encendido siempre.
OR



NUESTRA VOZ:
LA CRITICA DE ARQUITECTURA EN SANTO DOMINGO.
Hace alrededor de dos años, en un panel de críticos y arquitectos, organizado por la Aso­ciación de Estudiantes de Arquitectura de la UASD, se dijeron muchas cosas interesantes, entre ellas la necesidad de que la crítica de arquitectura se hiciera por arquitectos o críti­cos jóvenes, de manera que los intereses, que envuelven a los arquitectos establecidos, no mutilaran el proceso crítico.
Desde esa fecha hasta ahora se han producido algunas reacciones; débiles al principio, pero que poco a poco han tomado fuerza y han genera­do una efervescencia en los medios arquitectura les.
Evidentemente que ha existido "miedo" a la ‑crítica, un miedo producto de la falta de tradición arquitectónica en nuestro país y que produce una variada gama de opiniones que van desde considerar a esos jóvenes, de los que se hablaba en aquel panel de críticos, de carentes de fuerza moral para juzgar la obra de otros arquitec­tos, precisamente por el "contundente' hecho de ser jóvenes y no tener ninguna obra en su haber; hasta la posición de apoyo a ese tipo de escri­to hecha precisamente por algunos arquitectos cuyas obras se juzgaron, lo que demuestra la aper­tura mental ante el proceso crítico de los mis­mos.
Muchos arquitectos creen que aquíno hay ni se hace crítica de arquitectura, a esos le decimos: Pues bien, hagámosla!
Por nuestra parte, creemos que lo que existe es una falta de responsabilidad porque en nuestro medio se da mucho lo que hemos llamado "crítica de salón", muchas veces ms incisiva, mordaz y dañina que la crítica escrita.
A los críticos de salón les decimos: Ahíestán los medios para que hablen a una concurrencia que no estélimi­tada por cuatro paredes y unos cuantos pares oídos, úsenlos!
Este evento ha sido organizado para crear polémicas. Dice Charles Jencks, refiriéndose los brutalistas"...el insulto, el chismorreo otros molestos métodos del brutal ismo resulta muy efectivos, porque consiguieron abrir los ca­nales obstruidos del dialogo arquitectónico y demostrar que el ataque crítico puede ser más estimulante que los elogios"
Pues bien, nosotros estamos dispuestos a hacer usos de esos recursos ... si es necesario.
Creemos que una crítica sistemática redundaría en favor de una mejor arquitectura.
Creemos que la crítica no es patrimonio de la inteligencia anquilosada de algunos escogidos arquitectos.
Creemos que el usuario anónimo es también cri­tico y que de sus observaciones, acertadas muchas veces, se pueden sacar conclusiones edificantes.
Creemos en la autocrítica y exhortamos a los arquitectos a que hablen de su obra, y que no consideren las mismas como ''secreto de estadocomo bien apuntaba un arquitecto amigo.
Creemos que debe hablarse de arquitectura.
Creemos que la arquitectura es arte, pero también es técnica con fuertes connotaciones socia­les y que al hablar de ella debe hablarse en to­dos los aspectos y no juzgar la obra como plástica solamente o como técnica pura y sobre todo no aislarla de su contexto socio‑económico y político.
Exhortamos a las escuelas de, arquitectura a que se hagan participes de este proceso que dejen oirsu voz ante los problemas de la arquitectura.
Creemos en el compromiso de la arquitectura con su medio social.
Queremos y estimamos entrañablemente nuestros monumentos coloniales; pero creemos que somos hombres de este siglo, de este día, este momento
Creemos que debe mirarse el pasado en la medida que sirva para juzgar el presente.
Debemos analizar lo hecho y marchar hacia el futuro.
Grupo Nueva Arquitectura
Septiembre 1981











MANIFIESTO de los SUEÑOS

INTRODUCCION


Emilio José Brea García :::  Luís Omar Rancier Valdéz
                                                        
3 al 13 de noviembre 2006 
Museo de Arte Moderno,
Centro Cultural Juan Pablo Duarte,
Santo Domingo,
República Dominicana.