viernes, enero 15, 2010

Solidaridad con los compañeros haitianos....


Didier y Rachel Dominique.

Estimados amigos, afortunadamente les informo, con alegría porque están a salvo y con mucha pena por lo que pasa el pueblo haitiano, que el Arquitecto Didier Dominique y su compañera, Rachel Beauvoir Dominique, están bien y a salvo, así nos lo hace saber el propio Didier en unos correos electrónicos enviados a mí y al Arq. Esteban Prieto, este último compartió con los amigos de Didier un drámatico correo que reproducimos.


Olsen Jean Julien, Ministro de Cultura de Haití.
Por otra parte, Olsen Jean Julien, Ministro de Cultura de Haití y egresado de la Maestría de Conservación de Monumentos y Bienes Muebles de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, está a salvo, como indica un correo que le enviara a la Arq. Virginia Flores y que también reprocucimos.
Lamentablemente el eminente Geográfo Georges Anglade, con quien estudiara nuestro estimado Rafel Emilio Yunén y con quien preparara aquel importante texto, "La Isla Como Es", falleció con su mujer, con la que vacacionaba en Puerto Principe.
Esperamos que nuestros otros amigos haitianos estén bien.
OR.

Los Correos desde Haití

De Didier a Omar Rancier.

dateFri, Jan 15, 2010 at 9:47 PM
subjectRE: Abrazo solidario




gracis omar.
rachel y yo estamos vivos. es lo que podemos decir por ahora.
un abrazo
didier

De Didier al Arq. Esteban Prieto


Fecha: 15 de enero de 2010 21:19
Asunto: RE: Terremoto

Saludos Esteban,

Rachel y yo estamos vivos. Esto es lo primero y más importante por ahora.
Sin electricidad ni agua... algunos familiares muertos... muchísimos muertos por todos lados... un pueblo realmente impactado... y una ciudad casi enteramente destruida!
[ Aquí rápidamente en una casa donde hay una conección directa en internet. No me quedo mucho. ]

Un abrazo
Didier

Por favor avísale a los demás, no tendré tiempo de hacerlo. Gracias.

De Olsen Jean Julien a la Arq. Virginia Flores

dateSat, Jan 16, 2010 at 11:09 AM
subjectemail de Olsen





Dear friend!
Thanks for the emails!
I am alive. I am doing what I can to help others who are in need!
The situation is terrible!
Olsen

( Queridos amigos!
Gracias por los correos!
Estoy vivo. Estoy haciendo todo lo posible por ayudar a otros que lo necesitan.
La situación es terrible!
Olsen)



De Haití atesoro recuerdos muy queridos, como aquel viaje que hicieramos a mediados de los ´70 con el Profesor de Restauración de Monumentos, Arq. Teódulo Blanchard, el querido Prisco, donde descubrimos la belleza de la arquitectura gingerbread de Port au Prince, o el increible Mercado de Metal y la asombrosa visita a la Citadelle La Ferrier, la locura del Rey Christophe, enterrado en el patio de su castillo y sobre todo el accidentado viaje de retorno. ( más adelante publicamos un texto de Emilio donde recuerda aquel histórico periplo)
Recordamos a los Arquitectos que participaran a la Tercera Bienal de Arquitectura de Santo Domingo, Daniel Elie, Patrick DeLatour y Frederick Mangonés; la participacion del siempre solidario Didier Dominique en las actividades de la UNPHU y del Grupo Nuevarquitectura ( Didier organizó unos viajes a Haití alucinantes con los estudiantes de la Mestrías de la UNPHU).
Todos esos recuerdo afloran con el dolor de la tragedia de nuestros vecinos y esperamos que nuestros amigos se encuentren bien, alentando a nuestros lectores a cooperar con lo que sea para mitigar esta tragedia.
Hacemos un enlace a Cielonaranja , la pagina de Miguel Mena, que da información importante sobre los sitios que reciben estas ayudas.

Sobre un Viaje a Haiti
por Emilio Brea.



Recordar es vivir... En marzo hará ya 35 años que un grupo de 80 personas, entre estudiantes y profesores,
entre ellos Aida Cartagena de Portalatín y el Doctor Mañón Arrendondo (ambos fallecidos), todos conducidos por el Arqto. Teódulo Blanchard Paulino (que ayer domingo 19 de enero, estuvo de cumpleaños). Viájamos en un Cornvair 1947 de dos motores, de la desaparecida Alas del Caribe, con capacidad solo para 40 personas por lo que el avión iba lleno y regresaba a recoger la otra mitad del pasaje. Toda una experiencia.
Allá nos esperaban Los Mangones, Albert (el padre, ya fallecido) y Frederick, el hijo...
Cuando nos aproximabamos a La Citadelle, el piloto lo informó indicando que por la ventanilla de la derecha se podía ver, lo que produjo un violento desplazamiento de todos los que estaban del lado izquierdo, lo que a su vez, produjo una leve inclinación del avión que hubo de corregir su desplazamiento con una suave maniobra, como si planeara.
Todo fue bastante especial.
La angustiosa espera en Pettionville porque no aparecían los pilotos que se fueron de fiesta con las azafatas.
La cara de Cruz Amalia, la antigua esposa de Huchi Lora, dueña de la agencia de viajes, las fiebres por situaciones de insalubridad con el agua y otras contingencias, como los sudores en la discoteca y las brisas en el exterior...
Luego los accidentes en el hotel de Cabo Haitiano, el regreso con gente acostada en el pasillo con un suero y las imposibilidades de mayor ascensión del avión lo que produjo un vuelo Cabo Haitiano Santo Domingo casi rasante y evadiendo alturas montañosas. Juanito Cedeño, ayudado por su compañero de asiento, que era yo, consumió los encargos de Barbancourt. La cúspide del Monumento de Santiago me fue familiar, igual los sembradíos de los campos y sus gentes.
Nos esperaban en la base aérea de San Isidro, pero el piloto siguió y cuando llegamos a Caucedo, habían hasta ambulancias y bomberos en la pista.
El avión no voló jamas... Se desguazó solo en un hangar donde solo se veía la enorme A que identificaba su línea comercial.
Adjunto una foto del grupo esperando bajo el ala del avión, a que llegaran los pilotos, que esa vez, no llegaron...

Emilio José Brea García1/19/09

1 comentario:

Mermelada dijo...

"Estoy vivo" es la frase que más me ha impresionado, como un respiro [profundo] hace que todo lo demás pase a otro plano.

Recuerdo que cuando tomó el puesto de Decano en la UNPHU, le había comentado que entendía que la universidad debería tener un grupo [de estudiantes o egresados] que asistieran en caso de desastres [aunque en ese momento solo podía pensar en huracanes]. Ahora lo reafirmo, el papel del arquitecto, es un trabajo social. Los proyectos no se deben limitar al taller y usar esas tantas horas para coolaborar en programas reales que contribuyan al mejoramiento de la sociedad.