jueves, octubre 16, 2008





Cartas a Santo Domingo.

Cartas a Santo Domingo, es el título que he pensado para recoger en una edición las entrañables cartas que cursara Fernando Salinas con el grupo de sus amigos dominicanos.

Esta idea, que la he discutido superficialmente con Cristóbal Valdéz y José Antonio Choy, no ha podido concretarse, y en estos días cuando recibimos un correo del blog Arquitectura Cuba, en la que nos señalaba el hecho de que coincidencialmente ellos publicaban un articulo de Choy sobre Fernando, y nosotros publicábamos en nuestro último escrito la foto de Fernando como apoyo a una cita que él, con la simpatía y chispa con que enmascaraba su erudición de maestro, nos repitiera muchas veces: "Identidad es no ser idénticos", y que aparece expresada de otra manera -"Porque sin la menor duda, el primer paso hacia la identidad es identificarnos"-en la carta que me escribiera antes de su partida a destiempo, ha retornado de nuevo

La carta fue publicada como homenaje póstumo en el número 4, 2do semestre de 1992 de la desaparecida revista semestral Arquitiempo de la Escuela de Arquitectura de la UNPHU y junto con la carta publicamos la presentación que hiciera Kyra Ogando para la revista.

En ella Salinas me esboza el programa del curso "La Tercera Piel" que fuera dictado en la UNPHU previo al exitoso "III Encuentro de Arquitectura y Urbanismo" , el tercero de los encuentros promovidos por el Grupo Nuevarquitectura y los fraternos compañeros de Martinica, Gustavo Torres y Serge Letchimy, promotores de la idea, y que se realizara en Santiago de los Caballeros en 1991.

Fernando en muy poco tiempo cultivó un gran grupo de amigos en Santo Domingo, de todas las edades, estudiante y arquitectos y con casi todos sostuvo un enriquecedor intercambio epistolar en el que se recogen de una manera magistral sus opiniones sobre la arquitectura y sobre la sociedad.

Siempre he dicho que aquellas cartas eran verdaderas cátedras, no sólo de Arquitectura, sino de vida y de sensibilidad, atributos que definieron a nuestro querido amigo cubano.

Por mi parte aun atesoro los momentos que pude compartir con él.

Las otras cartas que me escribiera Fernando se me han extraviado, espero que Toby, Emilio, Plácido, Calventi, Jordi, Cuquito, Remedios, Juan, Kamel, Kyra y todos sus otros amigos dominicanos conserven las suyas y que algún día podamos compilarlas en "Cartas a Santo Domingo".

Este es un modesto homenaje a Fernando Salinas ese arquitecto cubano con la sonrisa en los labios y en los ojos que era capaz, como el mismo escribe, de apreciar "..la inteligencia combativa, cuando defiende el derecho de todos a la felicidad".

OR




La Tercera Piel

Una carta de Fernando Salinas

Entre inscripciones, distintivos, y reuniones, una gran parte desconoce el surgimiento de una inquietud personal, formalizada luego en un estudio, taller o curso sobre nuestra práctica, enriqueciéndonos con el sentir de más, que de lejos se acercan y en una única condición caribeña nos sensibilizan sobre la Ciudad y sus Arquitecturas, y nosotros como hacedores de esa piel permanente o no, que pública o privada, naciente o impuesta, violada o inviolable, nos pertenece a todos y es por tanto, nuestro problema y responsabilidad también.

La siguiente carta fue un primer paso para un curso dado en nuestro plantel, durante el marco del III Encuentro de Arquitectura y Urbanismo en Las Antillas, presentada específicamente a aquellos que no conocer el pensamiento de un maestro, a quien las vivencias han liberado de los aberrantes intereses individuales, tan frecuente en estos tiempos de falsos maestros, para emprender una búsqueda en la Arquitectura como un hecho físico pero especialmente humano y colectivo.

Celeste Ogando

Estudiante UNPHU

La Habana, Julio 27-1991

Querido Omar:

Los días -y con ellos la vida misma- vuelan, literalmente. Pasó la semana y Bertica Aybar (1) ya regresa mañana. Y así, una vez mas, la respuesta debe ser al vuelo, literalmente también, tal vez si fuera de otro modo seria bien aburrida.

A ella le tocó estar en unos días feriados aquí, con la Universidad de vacaciones y mucha gente fuera de la Habana. Pero aun así, aunque con muchas limitaciones, pudimos vernos varias veces. Me parece que logra combinar la inteligencia con la seriedad y la voluntad con el atractivo personal. Recorrimos algunas obras, y parte de la ciudad y visitamos el Museo de Bellas Artes.

Las cartas de ustedes que me trajo, las repartiré pronto. A Choy cuando venga de Santiago y a Roberto (2) cuando llegue de Brasil y Argentina a donde viajó con sus hijos.

A Remedios (3) también le tocaron días parecidos, pero aun así, también pudimos conversar sobre la bienal y sobre la coordinación con Rubén Bancrofft (4). Me imagino que ella te habrá contado. Pero con esa singular dulzura inteligente de mujer moderna caribeña que le caracteriza, supo convertir las dificultades en oportunidades, y aprovechar su tiempo aquí, dejando muchas cosas resueltas para la Bienal.

Como sabemos por experiencia que los problemas mayores -en cuanto a nuestros posibles asistentes- se presentan, con los tramites del visado, yo le recordaba que en la ocasión anterior ustedes nos mandaron unas planillas que pedían ciertos datos, y nosotros se las devolvimos firmadas, y aquello funcionó. Porqué no hacemos lo mismo ahora? Con alguien que viaje hacia aquí las pueden mandar, y las devolvemos llenas y firmadas, con tiempo.

Yo me encuentro esperando que me den la visa para impartir el curso en Puerto Rico. A pesar de la tardanza me dicen que eso es así ahora, cuando decidan, podré impartir el curso. En este tiempo, sin embargo, lo he preparado mucho mejor, y ahora consiste en un problema práctico de diseño urbanístico y arquitectónico, que escoge cada participante del curso en su ciudad, y una propuesta para mejorar la vida en el lugar, que puede ser un proyecto real o una proposición a un inversionista o a una autoridad local. Paralelo al problema que desarrollamos en el taller —y que puede haber sido desarrollado previamente- con sesiones de análisis critico, celebramos una serie de conversaciones sobre algunos de los aspectos de la arquitectura y el diseño actual.

Son diez conversaciones, con el tema genérico de La Tercera Piel, los temas son:

1) De la Arquitectura a la cultura Ambiental: la Tercera Piel.

2) El Universo Cultural: perspectivas alternativas.

3) Modelos, principios y procesos: la ciudad y el tiempo

4) La Sociedad Cotidiana de las Artes y el diseño.

S) Humanidad e Inhumanidad Ambiental y Formal.

6) Los Lenguajes de la producción, las tecnologías y los materiales.

7) Simbolismos y Conmemoraciones.

8) Las Culturas Caribeñas y su Identidad Ambiental

9) La Experiencia Ambiental Cubana.

10) Años de nacimiento: Creación y Educación. _

Estas conversaciones van acompañadas de diapositivas que resumen lo vivido y pensado en estos años al respecto.

Lo ideal es hacer el problema práctico paralelo a las conversaciones, pero pueden hacerse independientemente.

Pienso que entre veinte días a un mes, se puede hacer el curso. Así esta planeado en Puerto Rico.

Se trata, como puedes ver, no de ofrecer respuestas prefabricadas a problemas indefinidos, sino esbozar algunos temas que resulten imprescindibles para esclarecemos sobre como podemos todos contribuir a mejorar la vida de los demás en nuestras islas, y de paso, mirar desde allí la cultura actual de la Arquitectura, que resulta tan insuficiente ante las necesidades reales.

Tal vez, podamos pensar, como hablé con Remedios, en incluir alguna, o algunas, de las conversaciones durante la Bienal.

Si no somos capaces de advertir que los cambios actuales del mundo demandan respuestas profundas, sensatas y prontas de una cultura arquitectónica profesional que en muchos casos se asemeja mas ala visión de la sociedad de la revista HOLA o del vestuario que se presenta en un desfile de modas de SAINT-LAURENT, ante la realidad cotidiana de la Ciudad, sus habitantes, sus ropas y sus casas, y, aunque ambas realidades existan; y no seamos sensibles a la paradoja cultural mayor de nuestro tiempo, que es no comprender que la calidad de vida cotidiana de cada ciudadano es la expresión de la validez de cualquier sistema económico, social o cultural y político, y que en ella interviene prominentemente la Arquitectura. Ese error o esa limitación de apreciación esta en la base del descontento masivo que ha determinado algunos de los mas grandes cambios políticos recientes sin duda. Y que nosotros si queremos estar a la altura que nos demandan los tiempos, tendremos que ser capaces de proponer soluciones que rebasen el encargo del cliente conocido para abordar las necesidades de las multitudes desconocidas, de reconocerse humanamente en sus ambientes de vida diaria.

Tal vez ese sea el sentido de los encuentros, Bienales que planeamos: una mirada desde nuestras islas vecinas, a la cultura universal, acompañados del sentido común de proposiciones y obras para mejorar nuestras vidas. Mientras no logremos convencer que la vivienda mejor para todos, además de un deber moral, es una empresa económicamente más viable que vender armamentos, o drogas, no se resolverá el primer problema de estos Tiempos. Y se seguirá subvalorando o ignorándolo.

Una cultura contemporánea, como la Arquitectónica, que no recoge en sus libros de historia, en sus ensayos críticos, por ejemplo, la labor de las mujeres, que constituyen Ia mitad de su fuerza profesional, es una cultura manca. Y eso, con escasas excepciones. Ocurre.

Y una cultura que no encuentra el equilibrio entre la estética y la justicia. Como necesidades comunes humanas y sociales, es también una cultura muy subdesarrollada.

De todo eso tenemos que hablar en los encuentros, y abordar estos temas, que no tienen respuestas ni fáciles ni únicas; es el atractivo de los encuentros. Porque sin la menor duda, el primer paso hacia la identidad es identificamos.

Se hace tarde ya y debo terminar esta carta.

Quisiera que: le mandes un saludo fraternal a Emilio(5), si está como dices, en Puerto Rico. Seria magnifico que nos encontráramos por allá. Veremos.

Igualmente me saludas a Remedios, a Toby (6), a Gustavo Moré y a Jordi (7), a quienes les escribiré pronto, así como a Calventi y a Plácido(8) , de quien recibí una hermosa y profunda carta, que espero responderle pronto.

Con Kyra (9) estoy en deuda, pues le debo el escrito que me solicité para Arquitiempo, que me parece un esfuerzo notable.

Y a ti, qué decirte?; que leí tu escrito y me pareció serio y necesario contemplándolo a la luz de algunas de inquietudes que te expresé anteriormente en esta carta, sobre la cultura de nuestra arquitectura actual.

Salúdame a la familia, y tú recibe un abrazo muy fuerte de este vecino isleño que tanto aprecia la inteligencia combativa, cuando defiende el derecho de todos a la felicidad.

— Como ves, la pluma con que te escribo está como la cultura arquitectónica: funciona bastante mal.

Saludos.



Notas:

1-La Arqta. Berta Aybar fue una de mis mejores estudiantes en la Escuela de Arquitectura de UNIBE. OR.

2-Roberto Segre. OR.

3-La Arqta. Remedios Ruiz, miembro del grupo organizador de los Encuentros de Arquitectura y Urbanismo de la Antillas. OR.

4-En ese entonces director de la Escuela de Arquitectura de la CUJAE, en La Habana. OR.

5-Arqto. Emilio Brea.miembro del Grupo Nuevarquitectura organizador de los Encuentros de Arquitectura y Urbanismo de la Antillas.OR

6- Arqto. Cristóbal Valdéz,miembro del grupo organizador de los Encuentros de Arquitectura y Urbanismo de la Antillas.OR.

7-Arqto. Jordi Masalles,miembro del grupo organizador de los Encuentros de Arquitectura y Urbanismo de la Antillas.OR.

8-Arqto. Rafel Calventi y Arqto. Plácido Piña, miembros del grupo organizador de los Encuentros de Arquitectura y Urbanismo de la Antillas.OR.

9-Arqta. Celeste Ogando,miembro del grupo organizador de los Encuentros de Arquitectura y Urbanismo de la Antillas. OR.

1 comentario:

HBN dijo...

Muy pero muy importante, publicar el texto de Salinas en este blog, le confiere mayor trascendencia, imprescindible documento. La idea de plasmar en papel la obra y la casi infinita teoría con que sustentaba Salinas la arquitectura, sería garantizar su continuidad.
La ventaja y esta tecnología al alacance de muchos que son los "blogs", permiten como acertadamente ha hecho ud. Omar, mantener vivo el trabajo de F. Salinas. Esto viene acrecentado aun más, por venir de la hermana Republica Dominicana, que tanto ha hecho por divulgar y retroalimentar a la arquitectura cubana desde hace ya muchos años.
Nuestro más sinceros saludos, pondremos una entrada directa al artículo en el blog